21 de abril de 2008

Tori Amos vs. Britney Spears

A principios de los noventa la MTV era indudablemente grunge, pero mantenía dos vertientes: una dura del Headbangers Ball y la blanda del programa de tarde, más hippy. La presentadora vestía al estilo Four Non Blondes y sonreía como si aquello fuese el verano del amor. Nosotros, que aún andábamos buscando nuestro estilo, nos grabábamos en VHS los vídeos más interesantes. Entre ellos cayó Cornflake Girl, de Tori Amos.
Tori Amos acababa de aparecer con Under the Pink, más o menos, y gracias a su excentricidad no desentonaba tanto en la corriente. MTV se fragmentó en varios tentáculos temáticos y yo dejé pronto de vivir en casa.

Muchos años después, durante los viajes que hice de Finlandia a San Petersburgo, uno de los mayores atractivos era comprar discos planchados. Mercados enteros de réplicas casi perfectas. Me compré The Very Best of Tori Amos, y algunas de aquellas canciones, normalmente las que tratan sobre el patriarcado y la fatalidad, filtraron a mi imaginario. Winter, Silent all these years, Past the Mission.

He llegado hace un rato a casa. Iba a poner ese disco y me ha dado pereza. ¿Qué ha cambiado en el mundo para que yo deseara escuchar a Britney? Puede que la antigua postura traumada de Tori sea innecesaria ahora. Quizá ahora sea más adecuado el carácter no sólo trangresivo sino agresivo de la postura Britney. La agresividad siglo XXI de Britney se debe no poco a la impotencia e inutilidad políticas de su antigua imagen de Lolita. La organización social del gigante norteamericano, la estructura mediática asimilada hasta la esfera interior e individual, los ritos de la democracia, no dejaban salida a su personaje. Y Tori me gustaba, llevaba razón a su modo y sus preocupaciones eran acordes a esos 90: igualdad sexual, medio ambiente, defensa de las minorías. Pero hoy Britney está contra el Gran Icono de todos los iconos americanos, en contra de Lolita, de Marilyn, de la Reina de Belleza Infantil, de Britney. Sus problemas con las drogas, con la custodia de sus hijos, con la bebida, con el maquinilla de afeitar, son asertivos. Poseen la consciencia crítica de su propio personaje, de sus propios mecanismos de éxito-fracaso, poseen la mirada crítica sobre las categorías usadas en el escaparate de estereotipos, además de mantener la insólita voluntad de la esperanza que caracteriza a América (del Papa en el estadio de los Yankees ni hablamos).

Britney se sube a los premios MTV, y nadie puede decir que no sea ella misma, y que no dé el espectáculo que le encargaron con 17 años: el de juguete roto. Britney saca un disco, y nadie ha podido decir que sea malo. Nada que ver con los últimos tumbos de Tori, cuyo penúltimo disco consistía en un sistema narrativo que relataba los avatares de una mujer por la América tradicional, y cuyo mejor trabajo ha sido el de reciclar como corresponde a la época, a Cohen (maravilloso Famous Blue Raincoat), Kurt Cobain, Pulp… Mientras Britney se lleva a un paparazzi a un hotel (¿algo más postmoderno y contradictorio?) Tori enfocaba el tema erróneamente escribiendo American Doll Posse, donde adoptaba la personalidad de cinco diosas griegas.

La pequeña niña que cantaba I Was Born to Make You Happy sí que hace reflexión política y demuestra ironía ante las convenciones sociales o religiosas.
Si Britney no es punk globalizado, dime qué.

Foto: Twojangles, flickr.com.

Anexo 1: My heart is jumping
Entre los diseñadores de la oficina que trabajamos tras el mismo cristal (la pecera, lo llaman) compartimos el ichat de Apple, una ventanita que te mantiene conectado al resto de ordenadores. Esta mañana, cuando me siento en mi puesto y suena el jingle, veo el globito.
Chatear con…Iván
Mensaje instantáneo Bonjour con Iván ..

Te envía una carpeta
Britney Spears - Discography (1999-2007) 7 CD.

El resto del día nos lo pasamos con los auriculares puestos, diciendo
My Heart is Jumping de vez en cuando.

Anexo 2: adelante
Escucho la letra de Nacida para hacerte feliz (I was born to make you happy) y me doy cuenta de que es la sintonía en que se basa Adelante, esa cancioncilla del BBVA que los triunfitos cantan con su corazoncito de plástico cuando uno de ellos es expulsado. Las palabras pueden sustituirse por "Adelante por la gloria de mi madre" y te ríes un rato.

8 comentarios:

Christian Supiot dijo...

Te juro que me he perdido... Britney? estamos hablando de Britney?...

Ahora mismo me está colapsando la idea de discos planchados en st petesburgo...

Y la verdad es que me gusta el colapso que me está produciendo...

planchados...

noventaynueve dijo...

si, britney es la sid vicious del siglo xxi. ea.

diego u. dijo...

Britney es Rimbaud. Pero su nihilismo no es pura pose, es algo sintomático. Verlaine (Paris Hilton) sí que es de buena familia.

Saludos.

Maria dijo...

Curioso tu planteamiento, no obstante no coincido contigo quizas porque cada epoca tiene sus "cadaveres bonitos" o quizas porque soy una fan de Tori hasta las ultimas consecuencias. Por que no te gustan los albumes de Tori? a mi me gusto mucho su Scarlet's walk (quizas mas que este ultimo) pero en todos son canciones cercanas. Crees que la iconografia de Tori es femenina? y que la de Britney es la del consumo?

En fin, pueden que sean neuras mias. Voy a seguir leyendo tu blog.
(Siento no poder tildes pero este teclado no las tiene).

eme dijo...

María, era una manera de ver cómo se enfrenta la mujer a su estereotipo en las dos últimas décadas. Me gusta Tori, siempre me ha gustado, pero yo jugaba con la estereotipificación de cada una de ellas, sólo. No es justo, lo sé: Tori es compositora, Britney no.
La iconografía de ambas es femenina, claramente, pero cada una ha buscado un camino distinto para acercarse a la representación de la mujer americana como "juguete roto". Lo más interesante es cómo Britney, como personaje, da patadas contra el guión escrito para ella. Era lo que deseaba destacar.

Maria dijo...

Me gusta la comparacion de ambas iconografias y lo que comentas de Britney como juguete roto. La verdad es que es un tema interesante. Supongo que Tori solo da muestras de romperse en dos albumnes (Little earthquakes y en el album de playboy mummy) en la que se enfrenta a una violacion y a varios abortos respectivamente. Quizas Britney es un animal mediatico (quizas mas manipulada, marioneta mas que muñeca) y Tori mas independiente (sin seguir normas "esteticas" o de tendencias).

Y cambiando de tema, me molesta sobremanera que ahora la llamen gorda en todos los medios porque no esta gorda, ha sido madre dos veces y ya no es una niña. Puede que no tenga muy fondo y tenga que ponerse en forma para bailar en los concierto pero de ahi a que esta gorda... algo falla en nuestra sociedad. Acaso prefieren rasgo aniñados? pero por que luego hay concursos de belleza infantil donde las niñas parecen adultas? Es de locos.
Anyway, me encanta tu blog.

Un saludo,
Maria
blog.crisopeya.eu

Maria Cristina dijo...

No puedo creer que hayas cambiado a Tori por esta muchacha tan comercial. La verdad que me sorprende mucho tu actitud. Tori es compositora, productora, y sobre todo una artista seria. No puedo creer que las compares, y que encima ahora escuches a Britney. En fin, cada loco con su tema. Hay cosas de este mundo que me sorprenden. Faltarle el respeto así a una artista tan grande. No se puede creer.

eme dijo...

no te enfades, maría cristina, este blog es un juego de crítica, un malabarismo para incitar a la conversación. ya he explicado anteriormente cuál era mi punto de vista.
llevas razón en lo que dices, el peor compositor merece más respeto que el mejor intérprete.

saludos transcoceánicos.

 
hit tracker