14 de diciembre de 2008

Trasmental, querido Watson

Walter Watson, La Arquitectónica del significado, Fundamentos del nuevo pluralismo, Ed y prólogo de Javier García Rodríguez; trad. de Javier García Rodríguez y M.ª José Morán de Diego. Berenice 2008.

Ya hace ya que no leo ensayo, pero os recomiendo este libro, importante para la teoría literaria y crítica de la cultura del siglo XXI. En él Watson plantea un espacio de confrontación, descentrada y polémica, de más o menos (hum) todo. Un megazapping donde se pueda apuntar a cualquier obra desde cualquier punto de mira, saltando de una doctrina a otra. Digamos que Watson propone que no se busque una Verdad única, sino que se enfrenten y entremezclen todos los sistemas entre sí. Un espacio de confrontación interpretativa altamente valioso, no sólo por la heterodoxia de la propuesta (cómo jugar un solo juego con las reglas de todos), sino porque a lo largo de su explicación nos ayuda a comprender los intrincados derroteros de dicho panorama teórico y crítico a través de la Historia. Entender la Filosofía, por ejemplo, no como cajitas ordenadas cronológicamente, sino como un tanque de fichas de Lego, es estimulante, pero también un reajuste muy duro para el perfil de un investigador, que ya no se casaría con una escuela de interpretación (la actual hiperespecialización), sino que usaría su conocimiento de todas ellas aplicado en conjunto, como proponía La Escuela de Frankfurt. Jugar a una gymkhana, no sólo al fútbol que acaba en gol. Watson nos cuenta que cualquier discurso es susceptible de ser discutido y criticado translingüísticamente, cristalizando en algo nuevo, y no sólo desde el punto de vista de la investigación académica, sino como forma de estar en el mundo del individuo y como clave de la comunicación intelectual y la compresión dialógica de los otros. Y ojo, miren quién traduce y entonen un “Oh, capitán, mi capitán”: Javier García Rodríguez. Ay, quién no estuviera en esa Facultad de Filosofía y Letras para montar unas sesiones de zapeo mental a lo Watson, surfeando desde Pignoise hasta Foster Wallace.

6 comentarios:

Christian Supiot dijo...

Espero que no te moleste demasiado: http://christiansupiot.blogspot.com
/2008/12/inspiration-by.html

Un abrazo.

eme dijo...

Muchas gracias, Christian, está francamente bien :-)
PD. Ése modelo de zapato se llama Mary Jane.

Anónimo dijo...

pignoise? esta es la educación musical que te estamos dando? donde nos equivocamos con esta chica

txe dijo...

ha leído el de "Cómo hablar de libros que no se han leído" (Anagrama)???

creo que le gustaría, señorrrita.
besis

eme dijo...

No sé si va con segundas, txe, pero te aseguro que lo que a mí me gusta es leer. ¿A ver si hacemos unas cañas de los CEB para Año Nuevo, no?
PD: Oye, ¿me puedes pasar una nota de tu premio para que la ponga en el blog de CEB?
Besos

txe dijo...

no, kjaja, no lo decía con segundas, pero habla mucho de crítica y todo eso, no es lo que parece por el título. Es divertido e interesante. YA te pasaré lo del premio por mail, ya tengo el libro en las manos (Otros demonios), tb te lo haré llegar, a ver que dices.

Me apunto a las cañas CEB!!!!

feliz año!

 
hit tracker