11 de enero de 2009

New Order



Hoy no he tenido un día tan bueno. No me apetece hablar de este disco. No me apetece que mañana sea lunes. No me apetece cenar. Sería un buen momento para poner este disco. Pegadizo. Popero. Unidimensional, lejos de lamentos, como el final de un día de verano. Un álbum de mañanas. Para poner un pie detrás de otro, detrás de otro. Sin fantasmas. Plano y austero, sincero. Sin riesgo, sin probabilidades, sin ambigüedad. Mucho bajo, letras fáciles, caída del sol con la piel un poco enrojecida y una sangría en el bar del hotel. 
Todo bien, entonces, para uno de los discos que más he escuchado.
Todo bien, claro, si esto no fuera New Order.
Todo bien, si no fuera como tirar por el retrete las cenizas de Joy Division, el Madchester que no conozco, los acordes de Love will tear us apart y Crystal. Si no se hubieran presentado en el Summercase del 2006 en chándal de tafetán.
Pero eso, ¿a quién puede importarle en el siglo XXI?

7 comentarios:

luna dijo...

Estaba escuchando Love will tear us apart hace escasos minutos.

Imaginaba The Factory

y los espasmos

y la belleza...

MIRCEA BARBU dijo...

A mí me gusta la evolución. Tiene algo representativo que una vez que Ian Curtis se matara y con él Joy Division como banda trágica, el grupo se convirtiera en una banalidad.

eme dijo...

según el documental, todos los miebros de la banda excepto Ian ignoraban qué hacían o cuál era su propósito. reconocen que no escuchaban las letras, y que si alguna vez alguien comentaba que eran truculentas, ellos las consideraban únicamente "arte". así que, sin Ian, es lo que queda. música.

nafsak dijo...

Yo, curiosamente, comencé con NO antes que con JD. Como siempre. Como cuando inicié mi camino en el jazz a través del free antes de las big bands. Y me gustaban New Order. Me encantaba esa posibilidad colorida de cantarle a un 'lunes triste' e ilustrarlo con un perro y una pelota de tenis.

Además de esa ambigüedad que retaba con la rotundidad de dos nombres facciosos y una voz melodiosa, suave, aniñada que cantaba a trompicones.

Eso fue hace mucho.

New Order no han crecido conmigo. Ni tan siquiera sus distintas ramificaciones (me gustó un primer Revenge, me convenció - en parte- un The Other Two). Pero ni Monaco, ni Electronic.

Al Sumner le rescaté cuando aterrizó en ese dechado virtuoso del diseño que fue Ex:el de 808 State. Proto-Bjork tras unos desastrosos (en mi opinión) Sugarcubes. Desordenado, matemático, electrizante 'house' anterior a los magnos Orbital.

Claro que para mí, siempre estuvieron Depeche.

Tengo que buscar en tus blogs. Tus diseños me parecen extraordinarios. De hecho, si no me confundo, uno de ellos con formato publicitario me tuvo encandilado durante más de quince minutos. Siguiendo con el dedo la silueta de una acuarela hasta que desperté, de nuevo.

Saludos

pritonk dijo...

Por cierto, hasta 'Republic'. Y de todos elos, mi favorito es "Technique"

el gran jotini dijo...

bueno, es más facil bailar a new order que llorar a joy division. your silent face sigue siendo una muy bella canción...

a quien le importa lo que digan...

y quién no necesita danzar al son de las risas, aunque se disfracen de oscuridad...

nafsak dijo...

hay un punto de satisfacción en todo esto (Joy Division). Si no, fíjate en Nivek Ogre y sus sonrisas y quejíos.

The Replacements son más saludables, no obstante

 
hit tracker