13 de julio de 2008

Paraíso Perdido: Wolf Parade, Dante, Shakespeare



En esta entrada continúo con la interpretación 4 de la canción de Wolf Parade de la entrada anterior, y vuelvo a transcribir el texto de la canción para tenerlo como referencia:

You Are A Runner And I am My Father's Son/ Wolf Parade
I got a number on me/ I got a number/ Won't make it through the high noon sun/ I am my father's son/ I am my father's son/ His bed is made/ I was a hero/ Early in the morning/ I ain't no hero/ In the night/ I am my father's son/ And I'll build a house inside of you/ I'll go in through the mouth/ I'll draw three figures on your heart/ One of them will be me as a boy
One of them will be me/ One of them will be me watching you run/ watching you run/ Into the high noon sun/ Watching you run/ Farther than guns will go/ You are a runner/ With a stolen voice/ And you are a runner/ And I am my father's son/ I am my father's son/ I am my father's son/ 

Tú eres un corredor y yo soy el hijo de mi padre/ Tengo un número sobre mí/ Tengo una cifra/ No voy a lograrlo/ El sol de mediodía/ Yo soy el hijo de mi padre/ soy el hijo de mi padre/ su cama está hecha/ Fui un héroe/ a primera hora de la mañana/ no soy ningún héroe/ no soy un héroe al llegar la noche/ pero soy hijo de mi padre/ Construiré una casa en tu interior/ entraré atravesando tu boca/ dibujaré tres números sobre tu pecho/ una figura seré yo de niño/ otra figura seré yo/ y la otra yo, viéndote correr/ mirándote mientras corres
hacia el sol de mediodía/ mirándote correr/ más allá de lo que llegarían los fusiles/ Eres el corredor/ de la voz robada/ Tú eres un corredor/ Y yo soy el hijo de mi padre,/ soy el hijo de mi padre.

Estoy de acuerdo con algunos de vosotros: la voz remite al mito medieval del Paraíso Perdido, situado en un espacio pretérito hacia al que el hombre se ve amarga e inútilmente condenado a correr. Sin embargo, la letra de esta canción no fortalece la creencia cristiana en el perfeccionamiento y la salvación posibles, sino que incide en la propia experiencia del dolor individual, y es ante todo un lamento ante la violencia ejercida hacia el hombre, el Hijo, por parte del Padre. Hacia los últimos versos, llevado por la incapacidad (I got a number (but)/ Won't make it through) dicho lamento se torna en un deseo de devolver esa violencia, extenderla al resto de los humanos.
Los cortos versos expresan ansiedad por cumplir las expectativas del Padre, un estado de agonía representada por el agotamiento físico en esas tres fases temporales que comentaba Clarence, que son la vida misma. A lo largo de sus imágenes y respaldada por un ritmo básico de batería y pequeños arreglos como golpes o latidos, la voz del Hijo se compara con la figura del Padre para desembocar finalmente en una ilusión de duplicación:

I am my father's son
And I'll build a house inside of you
I'll go in through the mouth
I'll draw three figures on your heart


Ahora es el Hijo quien tras defraudar aquellas expectativas con las que se iniciaba su vida/día (estaba marcado), tras el crepúsculo de su heroicidad (I was a hero/ Early in the morning/ I ain't no hero/ In the night) dirige su ira hacia el otro:

And I'll build a house inside of you
I'll go in through the mouth
I'll draw three figures on your heart
One of them will be me as a boy
One of them will be me
One of them will be me watching you run


Será ahora el Hijo, no el Padre, quien ejerza el poder sobre un hermano y lo marque; pero esta marca no será ya la marca del héroe, sino desde el principio una señal de maldición. Los tres números representarán la propia historia de su fracaso, y determinarán el fracaso así del otro. Así, vemos una agónica lucha consigo mismo, con los semejantes, y finalmente, la recurrencia de lo propio en lo propio: el Hijo quiere dominar tal como el Padre, y dicha actuación refleja lo sitúa paradójicamente en la autodestrucción. Dicho desdoblamiento en la otredad será un infructuoso intento de escapatoria del Padre que acabará convirtiéndole en un doble de éste.
Ahora es el otro quien se ve obligado a correr, y esa misma imagen, junto con el ritmo musical, expresa reincidencia interna:

Watching you run
Into the high noon sun
Watching you run
Farther than guns will go
You are a runner
With a stolen voice
And you are a runner
And I am my father's son


A lo largo de todo el discurso observamos una interesante lectura simbólica del cuerpo: cansancio, confusión, carencia de voz (You are a runner/ With a stolen voice). Esta dicotomía cuerpo-espíritu es irreconciliable porque está asociada a la oposición corrección-pureza, como en la concepción cristiana. La carrera es la vida, o como dice Dante en la Divina Comedia (Purgatorio II, 61-63), el paso:

Virgilio dijo: “Nos creéeis acaso
Expertos del lugar, mas sabed luego
Que nosotros también vamos de paso”


En el cuadro cristiano la crisis es insuperable: el cuerpo es un lastre carnal y como mucho, un vehículo de superación para aspirar a la gracia, pero ésta será siempre inalcanzable. Salvando distancias entre creación y fe, la canción recoge concepciones religiosas tradicionales e imágenes comunes desde el Siglo de Oro, diversamente aplicadas a lo largo de los siglos y afines con otras creencias. La voz relata una opresiva sed de infinito y la querencia de una vida celestial que trascienda la materia. La carrera descrita aquí, por tanto, posee carácter transicional, como los círculos en La Divina Comedia. Pero por otro lado, no cierra sus motivos, no los especifica, y dicha amplitud de interpretación la dota de riqueza. El paraíso referido aquí puede ser de otro mundo, o inscribirse en éste, puede ser una Arcadia o un Universo Paralelo de Ciencia Ficción. El hombre es un microcosmos, un corredor solitario, que ante la falta de armonía se siente azotado por la pasión, una idea grecolatina de dos mil años de antigüedad usada tanto por Shakespeare como por Wolf Parade:

Between the acting of a dreadful thing
And the first motion, all the interim is
Like a phantasma or a hideous dream.
The genius and the mortal instruments
Are then in council: and the state of man,
Like to a little kingdom, suffers then
The nature of an insurrection.

Desde el primer impulso hasta la conmoción/ de un acto horrible, todo el intervalo/ es como un delirio o una pesadilla:/ el espíritu y los órganos mortales/ entran en contienda, y el Estado del hombre,/ semejante a un pequeño reino, / vive una especie de insurrección.

(Julius Caesar II, 1).

2 comentarios:

luna dijo...

perdido por buscarte...

eme dijo...

Besos, luna

 
hit tracker